Últimas noticias

Las verbenas, de la tradición a la perversión

¡Compártelo!
 

Después de ver como regularmente son noticia en la prensa buena parte de los que forman el terreno artístico de las orquestas de la verbena gallega, quisiera dejar estos párrafos para expresar una opinión en claro reconocimiento, solidaridad y homenaje con la parte más frágil e indefensa, que no son otros que los músicos y las propias fiestas en sí mismas.

Es obligación reconocer que aunque el que hoy escribe estas líneas no conoce totalmente el mundo de la verbena, pues fue cultivado musicalmente en un mundo más clásico, sí que estoy legitimado para dar mi opinión al respecto por proximidad, amistad y compañerismo con muchos de estos músicos que componen las orquestas del panorama gallego.

Si echamos un ojo al pasado, y no hay que ir más allá de treinta años, debemos reconocer que antes las fiestas cumplían una función social para la aldea, villa, etc… donde cada comisión de fiestas organizaba los actos de esos días para disfrute y ocio de los vecinos y por defecto para sus familias, amigos y amigas. Cuando asistías a la fiesta, mirases donde mirases, todos y todas eran conocidos, y aquel cuya cara no nos sonaba era inmediatamente adoptado como amigo porque ya intuías que era familia o amigo de un vecino. Las fiestas se organizaban para los del lugar y alrededores, sin despreciar a ningún forastero. Hoy no. Hoy parece que si no se organiza una fiesta para 10.000 personas ya no es una fiesta. Antes contratabas a la orquesta que deseabas, la que más gustaba o la que permitía el presupuesto. Hoy tienes que contratar a una de esas cinco -o las cinco jutas- con más fama para que la fiesta tenga ese falso prestigio y no ser menos que otras aldeas y villas. Lo cual hace que se genere una cadena irrompible y sin fin, que cada año va aumentando el esfuerzo y los precios para los festejos. El ejemplo de todo esto viene ahora: antes los vecinos organizaban la fiesta y después disfrutaba de ella bailando, cantando, ligando o como mejor quisieran o pudieran. Ahora no pueden, ahora tienen que trabajar para organizarla y seguir trabajando -principalmente en las barras- durante el transcurso de la misma como auténticos siervos y siervas de un señor feudal (supongo que alguno lo hará gustoso).

Si tocamos el apartado “situación laboral”, entonces debemos retirarnos a meditar al Tíbet para no entrar en estado de shock. Si los que frecuentan con regularidad los campos de las fiestas para escuchar y disfrutar de una orquesta conocieran la realidad laboral que sufre la mayor parte de los músicos, quedarían espantados o simplemente se caerían desmayados. A la práctica totalidad de los músicos no se les da de alta en la Seguridad Social mientras están ensayando -y por lo tanto trabajando- en invierno. En verano solo cotizan el día que tocan y esa cotización sale del grupo más bajo dentro de la base de cotización que establece la Seguridad Social. En los bolsillos de los músicos no entran esas cantidades de 10.000€, 15.000€ y hasta 20.000€ que pueden llegar a pedir el agente o el jefe de la orquesta por una actuación de una noche.

¿Quién son los culpables? En gran medida, y sin ser los únicos, los agentes artísticos que con sus prácticas usureras y especulativas de entender las fiestas convirtieron la tradición en perversión. En su búsqueda de fomentar y favorecer el espectáculo -en esto algunos músicos también son muy culpables- transformaron a los músicos en acróbatas, atletas y marionetas. Mas no en acróbatas, atletas y marionetas dignas de prestigio, sino en vulgares (¿se imaginan ustedes a un abogado brincando y colgado de la lámpara para defender a un cliente delante de un juez? Yo tampoco. ¿Por qué el músico sí?).

Obligaron a que se pasara de interpretar un repertorio variado y de cierto culto, a ser embajadores de Los 40 Principales y de la música caribeña más actual. Obligaron a que se pasara de ofertar un precio accesible a convertir las orquestas en artículos de lujo (donde quien lleva el beneficio económico no son precisamente los que echan horas y horas sobre el escenario, no transportándolo, ni montándolo). Pasaron de ser intermediarios a convertirse en amos y señores de las orquestas y las fiestas. Convirtieron a las comisiones de fiestas en auténticos destructores de riqueza cultural y musical gallega, ya que centran todo el esfuerzo en traer a una orquesta aunque les cueste 20.000€ el empeño, y luego lloran e intentan regatear 1.000€ ó 2.000€ para dárselos a una agrupación tradicional de gaitas, una banda de música, etc.

Como remate final tengo que decir que bajo mi opinión el mundo de las orquestas tiene un gran parecido con el mundo de Disney. Los dos muestran el mundo del espectáculo, magia, ilusión y fantasía. Un mundo ideal donde la luz y el sonido nos hacen soñar y admirar, pero lo que en buena medida hay detrás del telón y los focos que nos ciegan es un negocio redondo para unos pocos, pésimas condiciones laborales, dinero negro a “tutti pleni” y mucha injusticia, pues para que cuatro se hagan ricos es necesario que 4.000 se dejen el alma cada noche en los escenarios y las carreteras.

En mi modesta opinión, la solución al futuro de las orquestas, y por tanto de los propios músicos que las alimentan, creo que pasa por hacer algo semejante a las cooperativas, donde el músico ser su único jefe. Que estos tengan el valor de dar el paso adelante para apartarse de los agentes, intermediarios, etc., y comiencen a contratar directamente la actuación repartiendo la suma de lo pactado entre todos y todas según el tipo de contrato que cada músico tenga, o acorde a su régimen de cotización: autónomo, contratado por la orquesta, etc.

Artículo original de Fernando Rei Maio, Profesor de trompeta no Conservatorio (Cmus) Profesional de Música de Compostela, publicado en SERMOSGALICIA.

Traducción al castellano hecha por MusicosOnLine. Perdón por las erratas, es defecto del animal.

¡Compártelo!

11 comentarios en Las verbenas, de la tradición a la perversión

  1. Músico de Asturias // 06/07/2015 en 14:24 // Responder

    Hasta el día de hoy no he leído nada relacionado con el mundo en el que vivo tan claro, directo y sobretodo tan real. El problema es que hemos entrado en un bucle del que es difícil salir, y los que nos hemos intentado escapar de las garras afiladas de los representantes tenemos su rastro allí donde vamos desprestigiando y difamando en pro de eliminarnos de su camino… Una mafia tan grande que se haría con el poder de la, dile “cooperativa”, dile “asociación” o reunión de músicos. Al final el poder de quien contrata es el poder del pueblo. Contratar directamente con las orquestas y grupos y trabajar la barra la comisión de fiestas como se hacía antaño es la única salida… Por supuesto que la regulación de todos los músicos es necesaria ya. Y la profesionalidad del músico exigencia para poder subir a un escenario… Hay mucho que arreglar por desgracia, a ver si poco a poco se van solucionando cosas.

     
  2. Non entendo o por que da tradución

     
  3. Totalmente de acuerdo excepto en el ultimo parrafo, ya que el año pasado formé parte de una orquesta en la que nosotros eramos los jefes y nos repartiamos las ganancias a partes iguales y fue un tremendo desastte tuvimos que recurrir a representantes igual…una pena pero es así!ahora ellos son los que mandan…somos sus marionetas en un juego de gigantes egoistas y egocentricos (aunque no todos son iguales, aunque parezca increible alguno bueno y justo queda por ahi…en peligro de extincion…) el resto del ensayo son verdades como puños!

     
    • Os fue mal porque ahira hai una mafia que lo controla todo y no deja trabajar al que no esta con ellos, pero si esa mafia no existiera, seria como hace 30 o 40 años y en esa epoca si que el musico ganaba dinero..No se si habias nacido de aquella, pero era asi y te lo digo porque vivi esa epoca.

       
  4. Y porque no cambiamos todo y se acabamos toda esta farsa, considerar una orquesta una empresa con sus regulaciones igual que las demas, tanto a efecto fiscales como laborales, e inspecciones igual que en otro gremio, productor con orquesta, empresario con emmpresa (orquesta), asi los musicos pasarial a ser asalariados del empresario y este tendria que ahcer trimestres como todo vecino y correctamente, y asi por ejemplo en los ensayos al ser una empresa deberian estar dado de alta y remunerados y asi con lo demas, horas, etc…

     
  5. Ahí le has dado a una sola parte de los espectáculos en general. Con eso, estás comentando que hay muchos Gürtel en este país. Además de que ya no se contratan espectáculos infantiles y si se hace, quieren que lo hagamos a precios ridículos y si no, dos castillos hinchables y algo más por el mismo precio y más horas de cubierto el mundo infantil que, mientras, los niños no les tocan los “concejales” a los padres durante 6 horas o más. Hay mucho más en el tintero. Solo doy una pequeña pincelada de lo que pasa no solo con las orquestas.

     
  6. El año pasado tuve el honor de ser galardonado con el “Premio al mejor trabajo de investigación 2014” de la Fundación SGAE con un trabajo sobre el nuevo marco legal de las fiestas populares en Galicia.
    En el mismo dediqué varias páginas a denunciar la situación que en su día también viví como músico, consistente en una regulación tributaria ineficiciente y un marco laboral de pantomima.
    La solución no acabo de situarla en la unión voluntaria y de buena fe entre músicos, “jefe”, agentes de espectáculos y comisiones de fiestas para conseguir una equidistribución de ganancias, tributación adecuada, correcta cobertura de la seguridad social, etc.
    Para mí eso es como pedir la paz en el mundo…
    Por donde deberían ir los movimientos es por EXIGIR al Legislador (Parlamentos de Galicia y de España) una adecuada regulación LEGAL de esas cuestiones.
    Comenzando por la futura ley de espectáculos públicos y actividades recreativas de Galicia (que en toda España sólo faltan por regular Galicia y Asturias, y que me temo que seguirá durante mucho tiempo sin publicar por lo controvertido de la norma y la especificidad de estas dos tierras festivas y atomizadas poblacionalmente).
    El régimende la SS de músicos y toreros quizás todavía sirva para Alejandro Sanz y artistas con un caché alto, pero la realidad es tozuda y demuestra que para la grandísima mayoría, este régimen no da cobertura correctamente al tipo de músicos y actuaciones actuales.
    No hay que pensar en que “hay que unirse y obligar al empresario, al agente, a las comisiones”. Hay que unirse para demandar y exigir una regulación normativa acorde al siglo XXI.
    Y lo digo porque hace pocos meses también hice mis alegaciones al decreto en tramitación de la Consellería de Industria que regulará parte de esta cuestión, haciendo énfasis en esta denuncia, en donde mirar para otro lado es lo cómodo para los Parlamentos que ven cómo es un asunto molesto para empresario y comisiones voluntarias.
    Pero el salvaje oeste ya pasó, y en todo caso queda en latitudes muy alejadas. Esto es Galicia y aquí la situación es la que es, y si dejamos pasar esta oportunidad en donde todo se está legislado de nuevo por obligación de la directiva europea de servicios y demás normativa, entonces después vendrán los lamentos.
    No dejéis pasar esta oportunidad. Utilizad las asociaciones y cooperativas para reclamar esos cambios ante los Parlamentos, buena voluntad es humo, ley es ley, y un buen reglamento lo que hace cumplir esa ley sin trampas.
    Roberto Barral.
    http://agencias.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=1767470

     
  7. Estoy bastante de acuerdo con el artículo y los comentarios expuestos y no soy precisamente de los que les gusta las polémicas y mas bien buscar soluciones. Sólo tengo que objetar que cada vez que veo cualquier cosa referente a orquesta o grupos siempre es referente a Galicia. Parece el ombligo del mundo. Y a veces da la sensación de que esos problemas son exclusivos de aquella zona y eso francamente me fastidia. Yo he tenido la suerte de pertenecer a 4 orquesta y he viajado por toda España (incluida Galicia) y como en tantas cosas creo que la solución es la unión. Mientras no hayan leyes que regulen mejor el mundo del espectáculo, mientras se continúe trabajando en negro mientras que otros pagan su autónomo, mientras que no tengamos una SGAE que se dedique a presionar mas que a recaudar, y tantas otras cosas mas que todos sabemos lo vamos a llevar muy mal. El concepto es una cosa, pero las soluciones requieren otra formas. No encuentro otra solución: UNION.

     
  8. Este relato de un músico (omito su nombre porque no sé si le importaría que se exponga aquí, aunque esto está recogido de su muro de facebook, y éste es público)ilustra bastante bien lo que está pasando en la verbena gallega (yo diría que en la del resto de España lleva el mismo camino).
    “Llevaba tanto tiempo esperando este día que voy a hacerlo público y aprovechar para hacer una reflexión. Hoy día 20 de Julio de 2015, he recibido una de las mejores noticias que recibí en unos cuantos años y es que esta mañana recibí el ingreso de un dinero correspondiente a una deuda que un “señor” contrajo conmigo allá por el año 2010. Muchos de vosotros sabéis de qué hablo pero no voy a dar nombres ya que no me parece el medio adecuado para hacerlo y por eso nunca he dicho nada al respecto. Durante este tiempo he tenido que pasar miserias (ya que la deuda era una cantidad importante, no hablo de 500 euros), hacer unas 400 llamadas que no recibieron respuesta, escuchar excusas baratas, pasar el incómodo (por lo menos para mi) trámite de meterme en un juicio, soportar que cuando llamaba a reclamar lo que era mío incluso me gritaran y casi me echaran la culpa de no haberme pagado (Sí, surrealista), después de darle la última oportunidad de que me pagara sabiendo que estaba ingresando como para poder hacerlo y así evitarnos el mal trago de un juicio tener que escuchar, como sentencia, una frase del calibre de “Amijiño, a vida e así”, y, por último saber que el impresentable en cuestión se ha ido de rositas declarándose insolvente cuando todos los que estamos en el sector sabemos que sigue trabajando invirtiendo en trailers escenarios hierros pantallas y demás y, sobre todo, empufando a más gente año tras año. Y después de esto, mi reflexión personal, intransferible, a riesgo de estar equivocado y pidiendo perdón de antemano a gente a la que sé que va a molestar y aclarando que no me he molestado en informarme demasiado porque ya de raíz me huele mal…es que, amigos, vamos a manifestarnos, levantemos la voz, hagamos batucadas por las calles de Santiago junto con un montón de gente que ha ido “a la fiesta” sin saber realmente por qué están allí y por qué se manifiestan, simplemente por hacer bulto, porque hay mucha gente, mola mucho y se van a echar las risas, y lo que es más triste, muchos obligados, para defender los intereses de sinvergüenzas como éste y luego tener que escuchar o ver a gente animando a acudir a “luchar por nuestros derechos”…bien…he tenido la inmensa suerte de que este tipo reconoció por escrito que me debía ese dinero, cosa que es muy difícil que pase. A día de hoy hay más gente que me debe dinero relacionado con un trabajo con el que yo cumplí…parte de ese dinero tengo la esperanza de cobrarlo…otro mucho lo he dado por perdido por el hecho que en este bendito sector no tenemos forma de justificar que trabajamos para un señor X, que ese señor nos tiene que pagar X dinero o que no nos ha pagado otro dinero X, cosa que no pasa en casi ningún trabajo. Quisiera saber si esos son los derechos por los que va a luchar tanta gente. El derecho a tener a donde agarrarnos en el hipotético e improbable caso (ironic mode ON) de que una señor no nos pague, el derecho a coger una baja si nuestra salud nos lo impone u otros muchos derechos que casi cualquier trabajador tiene y nosotros no podemos ni soñar con ello.
    Independientemente de todo esto hoy estoy feliz, aunque pueda parecer una chorrada he llorado de la emoción, así que me iré a bailar un Tango para celebrarlo”.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


:bye: 
:good: 
:negative: 
:scratch: 
:wacko: 
:yahoo: 
B-) 
:heart: 
:rose: 
:-) 
:whistle: 
:yes: 
:cry: 
:mail: 
:-( 
:unsure: 
;-) 
 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web es tan cojonudo que utiliza cookies y otras movidas guapas de ciencia-ficción para que usted tenga una experiencia de navegación a su medida. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para más información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: