Últimas noticias

¿La culpa es de las orquestas?

¡Compártelo!
 

Me había dejado este artículo en el tintero, quizás porque todo ocurrió en agosto y las ganas de escribir son pocas, quizás porque la cosa estaba aún bastante caliente, pero tarde o temprano tocaba escribir sobre esto y da la casualidad de que hoy me he levantado con el pie izquierdo. Tras el incidente vivido hace unos meses por la orquesta Poceiro, a todos se nos vienen a la cabeza las numerosas ocasiones donde nos hemos visto en medio del fuego cruzado por culpa de una fallida programación. En mi tierra natal, Castilla La Vieja, se cuentan por docenas las verbenas de las que hace años tuvieron que salir por patas unas cuantas orquestas gallegas debido a un repertorio que no entraba ni con calzador, problema que ocurriría igualmente si las orquestas castellanas aterrizasen en Galicia con su set cargado de rumbas, pasodobles y rock nacional. La diferencia quizás es que de estas tierras gallegas no les sacarían a pedradas, lo cual demuestra que en la meseta somos bastante más cabestros y maleducados que en el noroeste (las cosas como son).

Conociendo algunos de los detalles que enmarcaron la verbena de San Timoteo del pasado 22 de agosto en Luarca, parece que alguien se afanó en que las cosas salieran mal. Lo primero, porque Poceiro no encaja en esa programación el último día de las fiestas, habiendo miles de personas que desde por la mañana le están dando al drinking como si no hubiese un mañana (para esto hay formaciones más adecuadas, con un estilo más agresivo), y lo segundo porque la organización se empeñó en que la verbena la empezase la orquesta Dominó, a quienes yo recuerdo desde siempre como rockeros natos. Imaginad el “cambio climático” que se produjo cuando Miguel Torres y el resto de la plantilla abrieron su primer pase en una macroverbena de ese estilo, con su clásica identidad artística y musical. El puto apocalipsis, pero con miles de jinetes.

Recuerdo con cariño y estupor al mismo tiempo todas aquellas verbenas en las que mis compañeros y yo nos vimos toreando en pueblos rockeros de León formando parte de grupos/orquestas de pachanga a quienes el repre de turno había vendido como a “Los Iron Maiden de Pontevedra” (como poco), y lo mismo cuando en alguna que otra formación cañera llegó tal o cual agencia y nos coló en una “macro-churrascada” de esas en las que aterrizan cien autobuses del Imserso y hay que disparar toneladas de pachanga a las 5 de la tarde, con un repertorio en el que a lo sumo habría un par de pasodobles y otro par de cumbias que se llevaban “por si acaso”. Y hay que torear como sea y con quien sea, que el astado embiste sin hacerse la siguiente pregunta: ¿La culpa es de las orquestas?. Pues no.

Ahí queda.

¡Compártelo!
Acerca de Ezequiel Arranz (6 artículos)
Músico verbenero desde finales de los 90. Aficionado a disfrutar de grandes orquestas-espectáculo y amante de la la tecnología musical. Residente en Galicia desde finales de 2006, ha trabajado por media España -¡exagerao!- y actualmente disfruta de su propio proyecto musical. Puedes contactar con él en ezequielarranz@hotmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


:bye: 
:good: 
:negative: 
:scratch: 
:wacko: 
:yahoo: 
B-) 
:heart: 
:rose: 
:-) 
:whistle: 
:yes: 
:cry: 
:mail: 
:-( 
:unsure: 
;-) 
 

Uso de cookies

Este sitio web es tan cojonudo que utiliza cookies y otras movidas guapas de ciencia-ficción para que usted tenga una experiencia de navegación a su medida. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para más información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: